Turismo de raíces

 

Tus raíces

Las raíces son lo que nos une a la tierra y ancestros. Nos llevan más allá de nosotros mismos. Para conocernos bien tenemos que saber hasta dónde llega nuestro cordón umbilical. Un lugar perdido en el tiempo que no es real hasta que pasa algo que, de pronto, como con la “madeleine” de Proust, te hace abrir los ojos y te da como un pellizco en el corazón, se te pone la piel de gallina, se te saltan las lágrimas por la emoción y te dice “toda esta belleza te pertenece, es tuya”. Y te reconoces. Te conoces mejor. Y te amas más.

La Córdoba Halal y mágica de Al Andalus (Musulmana)

Cuando Don Julián,  gobernador de Ceuta, ayuda a los musulmanes a entrar en Hispania, se acaba el  reino visigodo. Cuentan las fuentes que fue como venganza, porque D. Rodrigo había ultrajado a su hija Florinda la Cava. Los barcos del gobernador ayudaron a Tariq, que vencería a los visigodos en la Batalla de Guadalete.

En el 711 Córdoba era la capital de una provincia más del Califa de Damasco. En el 756, Abd-al Rahman I proclama el Emirato Independiente de Damasco que se llamaría Al Andalus, de donde viene la palabra Andalucía. Y Qurtuba, Córdoba, es la capital. Y en el 929, Abd-al Rahman III, proclama le Califato de Córdoba, y se convierte en el primer califa independiente. En el 936, manda construir la fastuosa ciudad de Madinat al-Zahara y traslada allí su corte. Lo sucede su hijo Al Hakan II en un momento de estabilidad y florecimiento cultural.

estatua_mohamed_al-gafequi

Artes, ciencia, poesía, filosofía, astronomía crecen sin parar en este periodo por las facilidades que estos califas cordobeses les daban. Se construye la biblioteca más importante de Occidente, con 500.000 libros, que era una de las 70 bibliotecas que había en la ciudad, una gran universidad, la primera Facultad de Medicina de la historia y una red de escuelas públicas para los niños pobres de la ciudad. Las esposas de emires y califas, con el patrimonio que poseen se encargan de levantar mezquitas de barrio donde se hacen obras pías y se ayuda a los más necesitados. Se crea la primera leprosería de la historia y se levantan cementerios con nombres de mujer, como el que había en Saqunda.

Hisham, el hijo de Al-Hakam II sube al trono como un niño enfermizo y caprichoso. Apoyado por su madre Subh,  se hizo ayudar de Al-Mansur (Almanzor),  quien al final toma el poder. Muchas batallas posteriores hacen que el califato caiga en 1031 y se desmembre en los Reinos de Taifas.

mezquita cordoba

Posteriormente llegan los Almorávides y Almohades, verdaderamente fundamentalistas, hasta que con los prolegómenos de la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212, Córdoba es tomada por Fernando III el Santo en 1236. El último reducto musulmán de la península es el Reino Nazarí de Granada cuyo gobernador, Boabdil, se rinde en 1492 ante los Reyes Católicos, fecha que coincide con la expulsión de los Judíos de España.

Al Andalus aparece por primera vez como sinónimo de Spania en una moneda árabe, un dinar bilingüe del año 716. Geográficamente no coincide con la Andalucía actual. Desde el siglo VIII hasta el XIII fue mucho mayor y desde el XIII hasta finales del XV mucho menor. En la época del califato cordobés (929 – 1031) ocupaba la mayor parte de lo que hoy es España y Portugal.

La población de Al-Andalus estaba formada por diversas etnias: árabes, bereberes, sirios, autóctonos – muladíes o mozárabes-, esclavos importados de Europa y judíos. Pero la mayoría de la población eran los autóctonos, donde no se distinguía a los visigodos o suevos, conquistadores el s V, de los ibero-romanos con los que aquéllos se habían fundido.  Una parte de estos autóctonos se convirtieron al Islam, dando origen a los muladíes, nacidos de matrimonios mixtos y que en el siglo X ya no se distinguían de los musulmanes de origen puramente árabe.

Los autóctonos cristianos que no se convirtieron al Islam, se arabizaron pronto lingüística y culturalmente. Eran los mozárabes. Y por último estaban los judíos.  El idioma oficial era el árabe y en Córdoba aparecen personajes imprescindibles para la historia de la ciencia y la cultura, como Albucasis, Al-Gafequi, Averroes, Ibn Firnas, Ibn Hazam, Ibn Zaydun, Wallada, Ziryab

monumento manos cordoba

Gracias a esta mezcla, en Córdoba se concentra lo mejor de la esencia andalusí.  Y aquí empieza una historia maravillosa que te vamos a desgranar. Por eso las experiencias que vamos a mostrar en Córdoba se entremezclan con esas 3  culturas que vivieron indisolublemente unidas, dando lustre y colorido a un mestizaje cultural y social único en la historia de la Humanidad. Y ese pasado se refleja en la originalidad de la Córdoba de hoy, que ha sabido poner en valor este inmenso patrimonio cultural.

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos o llámamos e intentaremos buscar una experiencia a tu medida.

Contacto