Paseo tranquilo pero consistente para poder tener una idea del modo en que Fernando III el Santo repobló la ciudad tras la entrada en la misma el 29 de Junio de 1236. Excusa perfecta para conocer la ciudad y adentrarse en su historia y tradiciones de un modo diferentes y del punto de vista de su patrimonio cristiano.