En esta experiencia visitaremos

– Puente Romano y Puerta del Puente, única puerta de entrada en Córdoba en la época cuando entraba el Inca desde Montilla.

Torre de Belén y Alcázar Viejo o Barrio de San Basilio, conocido por sus famosos patios, donde está documentado que vivió durante mucho tiempo. Aquí nos adentraremos en escondidas Casas con Patio llenas de flores y nos podremos hacer a la idea de cómo vivió. El perfume de flores y agua le acompañará toda la vida.

– Murallas y Jardines de Cairouán, con agradable paseo, donde conoceremos a Averroes, uno de los pilares del pensamiento de Córdoba y llegaremos hasta la Puerta de Almodóvar donde se levanta la escultura del famoso poeta romano cordobés Séneca.

– Puerta de Almodóvar, que comunicaba con esta población y Posadas, villa que Garcilaso visitó a menudo en busca de información para la escritura de su obra “La Florida del Inca”.

– Seguimos por la Judería hasta el antiguo Hospital de Antón Cabrera, donde tras tomar órdenes menores y vestir el hábito eclesiástico, Garcilaso actúa, al menos hasta 1605 como mayordomo.

– Plaza del Indiano, donde hay un busto conmemorativo del Inca Garcilaso y  Casa del Indiano, de la que sólo se conserva la fachada exterior mudéjar.

– Y por fin llegamos por la calle Deanes a la casa donde vivió, al menos desde 1597 hasta su muerte en 1616, casa solariega con patio central porticado que hoy en día es un restaurante.

–  Almuerzo en dicho restaurante donde podremos sentir la magia del Inca Garcilaso que, entre plato y plato, nos susurrará aventuras, andanzas, sueños y recuerdos de España y Perú, sus dos patrias,  que amó y quiso fundir en sagrado mestizaje hasta el final de sus días.

– Mezquita Catedral, donde visitaremos la Capilla de la Animas el Purgatorio, que compró el Inca 4 años antes de morir y donde está enterrado.

Durante nuestro paseo descubriremos varios talleres artesanales que nos recuerdan técnicas ancestrales que acompañaron al Inca en sus paseos por Córdoba.