Córdoba Slow Travel

Córdoba Slow Travel

Ese 70% nacidos en Córdoba que componen la población, dan a la ciudad una idiosincrasia especial. Si eres amigo-viajero de fuera de Córdoba, Andalucía o España, hay algunas cosas que debes saber para no sentirte como un “guiri”, como se llaman cariñosamente. Esta palabra que viene del euskera (el idioma del país vasco), significa eso, extranjero. Y todavía hay quien lo dice en plan despectivo, lo cual es una minoría. La mayoría de los extranjeros que se han instalado en Córdoba, enamorados de su forma de vida y de su gente, forman una comunidad muy querida por todos. Y viven perfectamente mezclados y adaptados, como uno más. Ellos ya son “guiris” (bueno, casi), hablando perfectamente cordobés y manteniendo su delicioso acento italiano, o francés o inglés o alemán…

Cosas de Córdoba

Posteriormente, el concepto ha evolucionado. Existe el aire acondicionado, no son “necesarias” como en origen y las tapas son pequeñas porciones de delicias de la cocina local. Se sirven al lado de la bebida y hay infinidad de tipos. Cada bar o taberna tiene su especialidad. Además, se pueden pedir ”raciones”, que es un plato grande de lo que se desee o “medias raciones”, que es una vía intermedia entre la tapa y la ración. Depende de los lugares varían mucho las medidas, por eso es bueno dar una ojeada a las mesas de alrededor antes de pedir, o preguntar al camarero cómo son de grandes.

El modo de hablar. En Córdoba se habla andaluz con acento cordobés. Si aprendes español en Córdoba, ¡serás capaz de comprender el español que hablan en todo el mundo! Un acento peculiar donde se habla muy rápido, uniendo palabras y saltando algunas consonantes: es muy divertido. 

El desayuno. Consiste en “café con leche”, que se sirve o en taza o en “vaso de caña” (más cantidad) y tostadas de pan con ese oro líquido que es el aceite de oliva virgen extra. La tostada puede ser “media”, si quieres un trozo o “entera”, si quieres la tapa de arriba también. Cuando te la traen caliente, hay un truquillo: se pincha con el tenedor para “romper” la superficie tostada y así permitir al aceite que empape bien el pan y no resbale. También se le puede añadir tomate natural recién triturado y “pizquitos” de jamón serrano. Y otra tradición del desayuno, que compartimos con el resto de España, también como merienda, son los “churros”, tipo “jeringos” o de varios tipos de “lazo”.

El vino. En Córdoba no se dice “vamos a tomar unos vinos”, porque se comprende rápidamente que no eres de aquí. Si quieres tomar vino, tienes que probar el de la tierra, de la DOC Montilla-Moriles, vino fino de aperitivo completamente natural, sin aditivos que, dependiendo de la bodega o la viña, tiene un sabor peculiar y diferente. Y si quieres un copa de vino de Montilla, pide un “medio” (porque es medio cuarto de litro), o fresco o natural, depende de tu gusto o la estación de año, y te darán un catavinos lleno hasta arriba. Si pides una “copa” te pondrán el catavinos lleno sólo hasta la mitad.

El tapeo. O “ir de tapas”. Para la gente de fuera, te contamos en qué consiste. Hay una teoría sobre su origen. Y es que hace muchos años, cuando se pedía un vino o refresco, para acompañarlo, se ponía un platito encima del vaso (también para tapar las posibles “moscas” debidas al calor) con un resto de comida del día anterior. Este platito, hacía de tapadera o “tapa” y ahí la tenemos. 

sinagoga cordoba

Posteriormente, el concepto ha evolucionado. Existe el aire acondicionado, no son “necesarias” como en origen y las tapas son pequeñas porciones de delicias de la cocina local. Se sirven al lado de la bebida y hay infinidad de tipos. Cada bar o taberna tiene su especialidad. Además, se pueden pedir ”raciones”, que es un plato grande de lo que se desee o “medias raciones”, que es una vía intermedia entre la tapa y la ración. Depende de los lugares varían mucho las medidas, por eso es bueno dar una ojeada a las mesas de alrededor antes de pedir, o preguntar al camarero cómo son de grandes.

La cocina cordobesa tiene muchas especialidades típicas como por ejemplo, el salmorejo, las berenjenas fritas con miel de caña, el flamenquín, rabo de toro, revueltos, guisos típicos, jamón ibérico de bellota, quesos de cabra de tradición artesanal, alcachofas a la montillana…y de postre el típico pastel cordobés, de tradición andalusí

Y ahora hablemos de la famosa “tortilla española” o “tortilla de patatas”, porque si vienes de Mexico o Cono Sur, eres capaz de pedir seis o siete “tortillas” de golpe y te van a mirar como si estuvieras loco. No son tortillas de maíz. Porque este típico plato español, se hace a base de patatas fritas y se cuaja con huevo (a veces también se le añade cebolla frita). La receta es fácil pero es difícil hacerla bien. Depende del tipo de patata, el modo de freir, el tipo de aceite…En Italia sería una “frittata” pero que no se hace al horno. Y en Francia una “omelette” grande. Es imprescindible probarla. Y en Córdoba hay un sitio donde es especial. Pregúntanos.

Otra costumbre de bebida: el “valgas o vargas”. Es el famoso “tinto de verano” o vino tinto con gaseosa (blanca o de limón), que en Córdoba tiene ese nombre particular. Sólo en Córdoba te comprenderán si pides un “vargas”. Hablando de cerveza y depende del tamaño, pedirás una “caña”, un “tubo” o una “maceta”.

sinagoga cordoba

La Semana Santa. Tradición que compartimos con el resto de Andalucía, sobre todo. Oirás hablar de “ir de procesiones”, “sacar un paso” (los “costaleros”, que son los que llevan las imágenes a hombros, debajo de los “pasos”). Verás que la gente dice al Cristo o la Virgen de su devoción “qué guapa estás” o “mira qué triste” y de pronto alguien, desde un balcón, se pondrá a cantar “a pelo” un canto profundo y a veces triste, de tradición inmemorial, que será un “palo” del flamenco típico de la fecha que se llama “saeta”.

El mes de Mayo. En que todo el mundo se vuelca en la calle. Se empieza con la “Batalla de las Flores” y la Romería de Santo Domingo. Luego, la gente “va de cruces” que no significa que te cuelgas una cruz a las espaldas, sino que se van a visitar las Cruces de Mayo que participan en el concurso de cada año, en plazas y rincones de Córdoba, hechas con flores (casi siempre claveles) y con una cuidada escenografía, donde no faltan tampoco el bar y la música de rumbas o sevillanas. Luego “vamos de patios”, visitando lo que te hemos contado más arriba. Y la semana siguiente “vamos a la cata (del vino de Montilla Moriles)”.

Y por último, el colofón está en la Feria de Nuestra Señora de la Salud, que es la última semana de mayo, que como todas las ferias en Andalucía tuvo su origen en las ferias de compra-venta de ganado. Con el tiempo se puso un puesto de bebidas, luego bares con pequeñas “casetas”, lo que derivó en la actual Feria que es un derroche de luz y color. La mayoría de las casetas están abiertas a todos los públicos, lo que hace de la Feria de Córdoba una de las más populares y “democráticas” de Andalucía. Allí se ven desfiles de coches de caballos, mujeres de todas las edades con trajes de flamenca, hombres vestidos con el traje típico de montar, la “calle del infierno” e infinidad de “casetas” donde se come, se canta y se baila. Es interesante ver la feria “de día” y “de noche”. Y lo normal es pasar toda la noche de “juerga”

El reloj de las Tendillas. El centro moderno de Córdoba es una plaza que coincide casi con el antiguo centro de la ciudad romana, intersección del cardo y el decumano, que realmente estaba un poco más arriba, aproximadamente en la vecina plaza de San Miguel. Se llama Plaza de las Tendillas y tiene en el centro la estatua ecuestre del Gran Capitán. Pues el reloj que da las horas, es el único de España que lo hace hablando flamenco: las campanadas son rasgueados de guitarra. No te pierdas escuchar las horas, cuantas más mejor. Será uno de tus mejores recuerdos

La siesta. Es un deporte común a muchos españoles, sobre todo desde Madrid hacia el sur, especialmente en verano. Porque hace mucho calor y el cuerpo sólo te pide comer algo ligero y fresquito y…a dormir. Luego te levantas tarde y se aprovecha la noche para pasear, ver a los amigos y realizar un montón de actividades: ir al cine de verano, tomar algo en una terraza, ver teatro o cualquier otro espectáculo al aire libre…Esto no significa que en España no se trabaje. Es algo concreto cuando hace mucho calor. De hecho, las tiendas suelen abrir por la tarde a las 17.00-17.30 y cierran a las 20.30 o 21.00. He conocido muchas personas que, desde sus países, antes de venir, han dicho que ellos jamás dormirían la siesta…hasta que vinieron aquí en verano. Además, la calle está desierta. Increíble pero cierto. No hay absolutamente nadie. Por favor, no te resistas. ¡Practícala!

Personajes ilustres.

Sólo te nombramos algunos, porque de otro modo la lista sería interminable. Si. Todos ellos son cordobeses. Algunos son mundialmente conocidos. Otros no tanto aunque sus aportaciones a la historia y la cultura universal han sido imprescindibles. 
Séneca, Lucano. Osio, Abderramán I, Abderramán III, Al-Haken II, Albucasis, Avicena, Ibn Hazm, Wallada, Ibn Zaydum, Al-Gafequi, Averroes, Maimónides, Leonor de Guzmán, Leonor López de Córdoba, Juan de MENA, Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán), Beatriz Enríquez de Arana, Hernán Ruiz II, el Inca Gracilazo, Juan Rufo, Luis de Góngora, Juan de Mesa, Damián de Castro, Mª Isidra Quintina de Guzmán y la Cerda, el Duque de Rivas, Juan Valera, Rafael Molina Lagartijo, Rafael Guerra Guerrita, Alejandro Lerroux, Mateo Inurria, Julio Romero de Torres, Niceto Alcalá Zamora, Azorin Izquierdo, rafael Botí, Angel López Obrero, Pedro Bueno, Juan Bernier, Matías Prats Cañete, Manuel Rodríguez Sánches Manolete, Ricardo Molina, Rafael de la Hoz Arderius, Rafael Orozco Flores, Pepe Espaliú…  

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos o llámamos e intentaremos buscar una experiencia a tu medida.

Contacto