“Habré visitado a lo largo de mi vida como unas 50 veces la Mezquita Catedral y he paseado por Córdoba innumerables veces con amigos, clientes y grupos para los cuales he contratado guías. Y estábamos satisfechos con el servicio. Con Inma Lázaro ha sido algo diferente: una constante inclusión en el tiempo. Su preparación y su pasión por Córdoba transmite esa sensación en todos y cada uno de sus relatos. Mantiene la atención de todos durante toda la visita y nos transporta en el tiempo.

Es única y sabe hacer muy bien su trabajo. Porque en ello pone pasión y amor por todo lo que hace. En su piel lleva el sentido de la comunicación uniendo todos los sentidos.
Ver: la historia en aquello que visitas
Oir: su voz que ye envuelve de emociones, poniendo un toque de guitarra clásica cuando es necesario
Tacto: muestra todo lo que se puede tocar, que nos ha sido legado
Olor: el mágico olor de Córdoba. El azahar y sus patios
Gusto: en sus visitas busca el lugar idóneo, donde saborear un buen vino de Montilla Moriles y las famosas tapas y pinchos cordobeses.”

Con Inma tus sentidos se vuelven emoción.